Cuando el cliente nos trae una guitarra de caja para cambiarle las pastillas y revisar el cableado y potenciómetros, así como el jack de entrada, lo primero que nos pregunta es: ¿Cómo lo vais a hacer?, si los únicos huecos visibles para acceder a la electrónica son las 2 “efes” de tipo violín de los laterales. Y no es que no tengan razón, pero casi siempre olvidan que las pastillas, una vez extraídas, también dejan “huecos” con los que poder trabajar el conexionado.

Como ejemplo, os mostraremos como lo hicimos en esta preciosa Gibson 175.

Lo primero es extraer las pastillas originales después de aflojar o retirar las cuerdas de la guitarra. Sacaremos el golpeador y  los botones de los potenciómetros, desenroscamos las tuercas que los sujetan, también desenroscamos el jack y el selector de posiciones. Una vez tenemos todas las piezas sueltas, empezamos con la operación de intercambio de pastillas.

Para sustituir unas pastillas por otras, hay que saber que se tendrán que desoldar de los potenciómetros correspondientes, y también del selector de posiciones, por lo que es muy importante poder extraer toda la parte eléctrica para facilitar esta tarea.

Lo ideal es usar un truco sencillo, que no solo permitirá recordar donde va cada cosa, sino que además ayudará a devolver a su posición original cada una de las piezas.

Usaremos hilo de coser, con él iremos atando un trozo de hilo en cada uno de los potenciómetros antes de retirarlo, y así con todas las piezas que lo requieran, como puede ser el jack o el selector de posiciones. Cada hilo será marcado con un celo mate, y en él, se marcará con un rotulador permanente el potenciómetro al que corresponde. De esta forma podremos sacar la electrónica por los huecos de las pastillas con toda tranquilidad.

Ya solo queda desoldar las pastillas antiguas, retirarlas y volver a soldar las nuevas. Después volvemos a colocarles los marcos y volvemos a colocar la parte eléctrica con la ayuda de los hilos que nos permitirán devolver a cada potenciómetro a su orificio de origen. No os extrañéis si esta operación os lleva un tiempo, lo importante es tener paciencia!

Ale!, a disfrutar de las nuevas pastillas recién colocadas en la Gibson 175